Pesquisar este blog

domingo, 10 de janeiro de 2010

Estatuto Manifesto de Uma Pedagogia Viva da Liberdade-João Evangelista Rodrigues





Estatuto manifiesto por una
pedagogía viva de la libertad




“En el suelo árido la piedra no sabe instruírse
y si se instruyera no enseñaría nada;
allá no se aprende de la piedra: allá la piedra,
una piedra de nacimiento, entraña el alma.”
João Cabral de Melo Neto

Recomienza por la piedra
por la piedra blanca
en la tumba de Cabral
la educación
lo que aquí se inícia
...
la piedra líquida
licuada en cal
en calma de río
en el Jordán
bajo la imposición de las manos
por el amor de otro Juan se bautiza

recomienza en la piedra la piedra la educación
João Evangelista Rodrigues


A los maestros, dedico:


Al educador brasilero, Paulo Freire, con quien aprendí la libertad de vivir y de leer /escribir el mundo con ojos críticos y creativos.
A Noêmia Teixeira Rodrigues, mi madre y primera profesora, educadora dedicada y ejemplar.


Considerando los principios de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y los derechos inalienables de los ciudadanos brasileros, garantizados por la Constitución de la República Federativa del Brasil de 1988, se crea y se divulga el presente estatuto:


Queda decretado:


Art. 1º Que la vida sea un don natural o el arte de vivir, una conquista permanente y no negociable Que todos los niños, jóvenes y adolescentes, todos los alumnos, de todos los niveles de enseñanza, tengan derecho a la libertad de expresión, de manifestar sus pensamientos, sus deseos, sus angustias, sus tristezas y alegrías delante de la vida, de la realidad de su país y de su escuela.


Art.2º Que el sol y la lluvia, el viento y las estrellas, los glaciares y los mares, ríos y las florestas pertenezcan a todos los hombres de la Tierra. Que todos los alumnos sean sujetos y ciudadanos del mundo, y que a todos sus derechos correspondan deberes, en un proceso mútuo de participación responsable, crítica y transformadora, por la construcción del conocimiento y defensa del patrimonio físico, espiritual e intelectual y de la memoria de la escuela en que estudian, de la sociedad donde actuan y del País donde viven.


Art.3º Que el sueño no acabó y la historia del mundo continúa siendo escrita. Que aún en tiempos de globalización, del adviento de nuevas tecnologías y de un neoliberalismo, temporariamente triunfante, y de crisis de los paradigmas científicos, éticos y estéticos, todos los estudiantes tengan derecho de pensar el mundo, de intervenir en él y de soñar con un futuro mejor para la humanidad.
Art.4º Que el Universo sea la casa del saber. Que la escuela deba ser un espacio confortable y agradable, propício a la construcción colectiva de la libertad y del conocimiento, a través de una convivencia respetable y de transferencias sinceras y justas entre sus actores – alumnos, profesores, gestores y funcionarios - y de los diversos saberes y sabores que en ella florecen.


Art.5º Que la palabra luz habite el mundo y mueva la vida. Que el aula no se restrinja a un cuadrilátero rígido y árido, pero que se expanda mundo afuera, para, generosamente, dar y recibir, de manera democrática y plural, superando la distancia entre teoría y práctica, las diversas formas de conocimiento, de arte y de cultura existentes en el vasto e inagotable campo del universo.


Art. 6º Que la oscuridad prometa fantasmas y al mismo tiempo realce más el brillo de las constelaciones. Que la palabra educación no florezca en la quinta del miedo. No pueda introducírse en su corazón, bajo cualquier pretexto, las causas del miedo, esto es, el propio miedo, protagonista de modelos pedagógicos técno burocráticos, en detrimento de una visión educativa ámplia e integradora, humana, viva y liberal.
Art.7º Que el hombre sea el artífice del mundo en que vive. Que el arte y la cultura, la poesía y el placer deban hacer parte de lo cotidiano de las escuelas, de la misma forma que el aire que respiramos, el agua que bebemos y los lenguajes a través de los cuales nos comunicamos.


Art.8º Que el mundo del lenguaje sea el plumaje, la razón y el vuelo de los pájaros. Que todos los alumnos tengan acceso a la información, al conocimiento, a la lectura, al arte y al diálogo franco, en un ambiente lúdico, constituyéndose como sujetos y agentes del proceso de enseñanza y aprendizaje, en un mundo amenazado por el individualismo, por la violencia, por la falta de ética en la política, por el desequilíbrio de poder en el campo económico financiero y geopolítico, por la destrucción del Planeta por el hombre y por el calentamiento global;


Art.9º Que la canción de la vida sea compuesta en sociedad y cantada por todos los seres tomados de la mano. Que la educación, en sus dimensiones de enseñanza, búsqueda y extensión, no sea tratada como mercadería, ni los alumnos, como clientes o objetos regidos por la ley del mercado. Que el acto educativo sea factor de construcción de la ciudadanía, de emancipación y autonomía de los estudiantes, empeñados en prepararse para la vida y para su inserción en el proceso productivo, cada vez más exigente, dinámico y competitivo, en escala mundial.


Art. 10º Que la vida valga por lo que conocemos y amamos. Por lo que descubrimos e inventamos. Que el sol pueda ser azul, o rojo, amarillo o naranja, conforme sea la imaginación, el sentimiento y la creatividad de quien lo admira y lo transfigura a través de los medios de comunicación y de cualquier otra forma de expresión – como cine, fotografía, literatura, reproducción de imagenes, teatro, música, Internet, grafitti, dibujo, dibujo humorístico, colage o pintura. Queda decretado que todos los seres de la tierra - animados o inanimados, todos los que andan, nadan, vuelan o rastrean y aún la piedra inerte - todos seamos hermanos y que todo merezca respeto y protección, de acuerdo con los principios y valores que rumbean la Ética del Cuidado. Todos habitamos la palabra Mundo, de todos y de cualquier mundo. Que todos seamos más serenos y sensatos, más justos y sinceros, Que todos seamos felices."

João Evangelista Rodrigues

Jornalista, escritor e educador de belo Horizonte, MG, não por acaso ótimo Poeta e Fotógrafo.

Foi coordenador do Curso de Jornalismo, na cidade de ARCOS, onde nasceu.Sobre esse amigo a quem muito admiro por sua obra, a Academia Virtual conta:


"João Evangelista Rodrigues, 55, nasceu em Arcos (MG), na cabeceira do Rio São Francisco. Jornalista, escritor, compositor, fotógrafo e poeta. Autor de livros como "O Avesso da Pedra",( 1981) "Mutação dos Barcos" ,( 1989) " A Oeste das Letras" ( 1999) e "Transversias", ( 2003), folhetos de cordel, tendo , ainda, participado de várias antologias. Como compositor, é parceiro de Paulinho Pedra Azul, Téo Azevedo,Gilvan de Oliveira, Pereira da Viola, Joaci Ornelas, ZÉ Neto, Cid Ornellas, Rubinho do Vale, Zé Baliza , entre outros; Formado em Filosofia e Jornalismo . Foi diretor da Casa do Jornalista , Diretor Secretário Geral do Sindicato dos Jornalistas Profissionais de Minas Gerais e Superintendente de Ação Cultural da Secretaria de Estado da Cultura de Minas Gerais. Atua como agente cultural, com particular interesse pela cultura popular. Atualmente é professor de Legislação e Ética em Jornalismo na PUC Minas Arcos, na qual exerce o cargo de Coordenador do Curso de Jornalismo e Gestão da Comunicação Integrada".

Este texto é da Academia Virtual Sala dos Poetas e Escritores - AVSPE, com uma pequena adaptação de "Paragon, fonte da foto (www.paragonbrasil.com.br/conteudo.php?item=2338 )

Um comentário:

Domingos Moreno disse...

Parabéns parceiro, sem exageros. Porém,tudo que você coloca a mão vira ouro.
Meus sinceros agradecimentos por ter uma bela de alma e coração como amigo e parceiro. Abraços